• 25siete

#200Muertos - Denuncia penal en Brasil x ensayo clínico no autorizado de medicamento para COVID-19

Actualizado: oct 11

Para la Redbioética UNESCO sería una de las más graves violaciones a los derechos humanos de los sujetos de investigación en la historia de América Latina.

La Red Latinoamericana y del Caribe de Bioética UNESCO (Redbioética UNESCO) manifestó “su profunda preocupación sobre los hechos denunciados por la a Comisión Nacional de Ética en Investigación con Seres Humanos de Brasil (CONEP), quien envió a la Fiscalía brasileña un pedido solicitando la investigación de irregularidades en la conducción de estudios clínicos y la muerte de 200 personas en el marco de investigaciones clínicas”.


La denuncia refiere al experimento clínico llamado The Proxa-Rescue AndroCoV Trial por el que se prueba el efecto de un medicamento para el tratamiento de la enfermedad COVID-19 (Proxalutamide).


En un comunicado dado a conocer hoy, señala que “presuntamente se incurrió en gravísimas infracciones éticas, como así también una potencial violación al Derecho Internacional de los Derechos Humanos”.


El 3 de Setiembre de 2021 el Consejo Nacional de Salud de Brasil (CNS) y la Comisión Nacional de Ética en Investigación (CONEP) denunciaron el hecho a la Fiscalía General, que a juicio de la Rebioética UNESCO “podría ser uno de los más graves y serios episodios de infracción a la ética en investigación y violación de los Derechos Humanos de los participantes en la historia de América Latina, que involucra la muerte sospechosa de 200 individuos”.


La denuncia incluye graves infracciones de las normas éticas de la investigación en las que se habrían violado los derechos de los sujetos en varias etapas del estudio, así como el sistema de revisión ética.


Señalan que es “ética y legalmente reprobable que investigadores oculten y alteren indebidamente información acerca de los centros de investigación, participantes, número de voluntarios y criterios de inclusión, pacientes fallecidos”, así como que “los investigadores, a pesar de tener conocimiento de sucesivas defunciones, no hayan presentado un análisis crítico de las mismas, así como de los eventos adversos graves y se haya optado por continuar con el reclutamiento y la implementación de los estudios”.


Por ello, señala que “es urgente que, si se llegan a comprobar las irregularidades, sean investigados y responsabilizados no solo ética sino legalmente todos los actores, incluyendo equipos de investigación, así como, instituciones responsables y patrocinadores, nacionales y extranjeros”.


Finaliza señalando que “ninguna emergencia sanitaria, ni contexto político o económico, justifica acontecimientos como los que según se ha hecho público y atento a lo denunciado, habría ocurriendo en Brasil”.

Publicación original: 07/10/2021