• 25siete

24 minutos

Por Pedro Arzuaga


La semana que terminó el domingo 6 de junio fue la segunda semana más luctuosa para el país desde que comenzó la pandemia de COVID-19. La cantidad de fallecimientos por la enfermedad alcanzó la cifra de 61,6 por día promedio, creciendo más de un 25 % respecto a la semana anterior. Para poder dimensionar la magnitud de esta tragedia se puede comparar este número con la cantidad de muertos por día promedio en un año normal que es de 90.

Como consecuencia de este crecimiento, Uruguay se ubicó nuevamente -había cedido ese indeseado puesto a Paraguay la semana pasada- como el país del mundo con mayor cantidad de muertes por COVID-19 en la semana por millón de habitantes (países con más de 1 millón de habitantes).

Cómo puede verse en las gráficas anteriores, a partir de la semana terminada el 4 de abril Uruguay tuvo un crecimiento semanal bastante constante de muertes por COVID-19.

La evolución de contagios mostró un ligerísimo decrecimiento pero cómo puede verse en la gráfica no hay demasiada variación en los últimas 28 días. Como desde hace varias semanas continuamos siendo el segundo país del mundo con más contagios de COVID-19 por millón de habitantes en la semana.


La sumatoria de los contagios semana a semana nos posiciona hoy en el lugar 10 entre los países del mundo con mayor cantidad de casos de COVID-19 por millón de habitantes desde que comenzó la pandemia (países con más de 1 millón de habitantes). Esto era algo difícil de imaginar hace sólo un par de meses cuando el gobierno, siguiendo la consigna de Rafael Radi, se propuso blindarnos ante la enfermedad.


El semáforo nos muestra una vez más como uno de los peores de la clase. Sólo la casilla verde que corresponde al porcentaje de la población con al menos una dosis de la vacuna nos muestra en una buena ubicación en el mundo, pero eso no nos cortará mágicamente la tasa de contagios ya que al día de hoy los habitantes inmunizados son sólamente el 30%.

Esta semana que pasó hubo un muerto cada 24 minutos. Soy una persona bastante lenta. Mientras escribí estas líneas ya murieron 5 personas. En las 6 horas que dormiré morirán otras 15.

Publicación original: 08/06/2021