• 25siete

Bardo por una Barda

Por Daniela Arredondo

La formalidad me lleva a decir que ser parte de Bardo Científico es formar parte de un grupo interdisciplinario de científicos de Uruguay que amamos lo que hacemos. Trabajamos en distintas disciplinas, yo soy microbióloga pero hay genetistas, ingenieros, antropólogos, docentes de ciencias, químicos, de todas las edades.


Pero en realidad, ser parte de Bardo Científico es uno de los mejores regalos que me dejaron esos talleres que…. no sé por qué los hice ¡pero los hice! El grupo inicial se formó en 2015, tras un taller de comunicación científica. Ahí algunos compañeros juntaron una lista de más de 30 mails de los participantes. En las primeras reuniones éramos 10 o 12 personas, con muchas ganas de formar un grupo humano capaz de promover la apropiación social del conocimiento científico. Tras un par de reuniones y muchas conversación nos pusimos nombre. Bardo Científico no viene de que somos muy bulliciosos y estridentes (aunque un poquito lo somos), ni de que nos gusta pelearnos con la gente, sino que tiene un contexto histórico. Los antiguos bardos iban recitando poemas y narraban leyendas de manera oral, y nosotros… nostros narramos conocimiento científico de la misma forma.

Con los años Bardo fue incorporando nuevos integrantes y otros se fueron retirando, también fuimos profesionalizando nuestras actuaciones e incorporando herramientas de stand-up comedy, teatro y cuentacuentos. Formar parte de Bardo me obliga a salir de mi zona de confort y complementa mi carrera de una forma inesperada. Años atrás moría de vergüenza de subirme solita a un escenario, una defensa, un congreso, pero por el afán de mostrar e incentivar la pasión por la ciencia comencé a hacerlo y hoy me siento cada vez más segura arriba del escenario.

Me siento segura porque si bien en el escenario estoy sola, tengo el respaldo y el apoyo de mis compañeros antes, durante y luego del show. El proceso de construcción de un monólogo no es una tarea fácil, en general nacen con una idea, esa idea va evolucionando y allí, se genera un primer boceto y se lo presentamos al grupo. Lleva muchas idas y vueltas hasta que esa idea se vuelve algo presentable. Las críticas iniciales suelen ser muchas, pero siempre constructivas. Cuando uno se tranca y no sabe cómo redondear la idea el resto de los bardos viene al rescate, y así sucede que nuestros monólogos nunca están completamente terminados, ya que siempre están en continua evolución. Hay dos premisas súper importantes para Bardo: la primera es mantener la rigurosidad científica porque ese es nuestro diferencial, y la segunda es que el contenido tiene que ser entendible para gente que no sabe nada del tema. Ayuda mucho que el grupo sea interdisciplinario, ya que somos el mejor filtro del resto. Nosotros vamos a buscar la forma de que te vayas de nuestros espectáculos habiendo aprendido algo y pasando un rato ameno.


En agosto cumplimos 5 años desde nuestra primera reunión, pero coronavirus de por medio, no pudimos festejarlo en fecha. Dudamos mucho si hacer o no el festejo, el público pedía por redes sociales que realizaramos un espectáculo y además queríamos crear un show para homenajear a nuestro querido compañero Willian, gran impulsor de Bardo Científico y que lamentablemente falleció en junio. Así fue que nos decidimos a hacerlo, la cita es este 26 de noviembre, en el Under Movie. Y como el que avisa no traiciona, en cada cumpleaños nos damos el gusto de innovar y tirar la casa por la ventana, así que va a ser un show cargado de sorpresas.


Nota de redacción: Bardo Cientifico es un grupo heterogéneo de científicos de Uruguay que aman lo que hacen. Son biólogos, ingenieros, antropólogos, docentes de ciencias, químicos, de todas las edades. Usando herramientas de stand-up comedy, teatro y cuentacuentos, se embarcaron en este proyecto que complementa sus carreras de investigación y docencia: la apropiación social de la ciencia a través de monólogos científicos.

Publicación original: 24/11/2020


  • Facebook Black Round
  • Tumblr Black Round