• 25siete

Bermúdez: el gobierno pide certificado de hambre para poner un peso para las ollas populares

El secretario general de la FUS pidió que las empresas "muestren los números", porque "si hay algo que le sobra a las instituciones de salud y las emergencias es plata".

Los trabajadores de la salud privada se reunirán el jueves próximo en una asamblea en Canelones que convocará a todos los del país. El secretario general de la FUS, Jorge Bermúdez, denunció que los propietarios de las emergencias móviles se oponen a pagar una partida variable que los trabajadores hasta ahora perciben como retribución de cursos de capacitación que sirven para mejorar la atención de la población.


Bermúdez dijo que siempre pagaron la partida variable con desgano pero que en esta oportunidad, cuando se está negociando la renovación por tres años del convenio colectivo, rechazan pagarla.


El dirigente se preguntó qué hacen las instituciones de asistencia médica colectiva y en particular las emergencias médicas con el dinero que viene del Fondo Nacional de Solidaridad que es lo que cada uno aporta para el Sistema Nacional de Salud.


Bermúdez indicó que “tampoco hay mejoras en las condiciones de trabajo para atención la población y sostuvo que es preocupante que un uruguayo espere 4 o 5 horas para ser atendido en una emergencia o que espere 24 horas o mas para que luego de un traslado lo puedan subir a piso o si tienen que hacerle un estudio. La culpa es de la institución”.


Agregó que durante las negociaciones “nos han dicho que si no firmamos el nuevo convenio las IAMC podrían descolgarse pero esto no es una soga… en materia de negociación el descuelgue es en el Consejo Superior de Salarios y hay que demostrar que no se puede pagar el convenio y se debe mostrar los números. Nosotros queremos que nos entreguen los números”.


De hecho explicó que “pedimos una auditoría pública a la Junasa sobre los dineros que invierte el Uruguay en salud. El 7% del Producto Bruto Interno del 10% que se invierte en salud en Uruguay se lo lleva el sector privado de la salud”. Bermúdez sugirió que algunas mutualistas abran sus números y que también lo hagan algunas emergencias móviles y allí nos daremos cuenta que van a tener que darle plata a las ollas populares -cosa que el gobierno no hace o pide un certificado de hambre antes de poner un peso- porque si hay algo que le sobra a las instituciones de salud y emergencias es plata que hace con la salud de la gente”.


Cómo puede ser un sistema de salud si en las instituciones manejan plata de usuarios-siguió Bermúdez- y luego cuando hay que poner insumos y salarios dicen que no tienen plata que a todo esto obtienen del Fonasa. Hasta ahora, relató las emergencias pagaron a regañadientes la partida variable por capacitación”. El secretario general de la FUS dijo que entonces hay que discutir si la salud debe ser estatal porque si todos ponemos para que algunos que jueguen a Rockefeller manejando la plata ajena y cuando tienen que pagar no quieren hacerlo habría que pensar si el sistema de salud no tiene que ser estatal”.


El dirigente señaló que “se han dado todos los pero si nos obligan a salir lo haremos…porque este gobierno no ofrece crecimiento de salario real y además dice que ningún salario crecerá por encima de la inflación”.


Bermúdez añadió que “esto no es así porque los sectores vinculados a la agroindustria, industria de madera y comodoties seguirán enriqueciéndose pero los trabajadores que vivimos de nuestro salario no veremos crecer nuestro salario real”. Si la economía crece, los salarios deben crecer en la misma proporción, respondió.

Publicada: 04/10/2022


Banner 2022__Banner copia
Banner 2022__Banner copia

press to zoom
AU
AU

press to zoom
Aviso
Aviso

press to zoom
Banner 2022__Banner copia
Banner 2022__Banner copia

press to zoom
1/3