• 25siete

Caso Laura Busquet: un inocente estuvo 11 años preso y el homicidio de la adolescente sigue impune

Actualizado: sep 13

Por Georgina Mayo.

Al dueño de un sexshop de Maldonado le hicieron la cama. Ricardo De La Fuente aún no sabe si le hará juicio al estado por haberlo tenido 11 años en prisón sin pruebas. Lo cierto es que el homicidio de la adolescente Laura Karina Busquet sigue impune.


En mayo de 2008 se perpetró un homicidio en San Carlos, Maldonado que a todo esto todavía no se resolvió. Hubo una investigación que incluyó el análisis de ADN de dos hombres vinculados de distinta manera a Laura Karina Busquet, de 17 años. Los resultados de los dos ADN resultaron negativos. Sin embargo, uno de esos dos hombres, pasó 11 años en prisión sin mayores elementos de prueba, según la reciente sentencia del juez Javier Gandini.

Se trata de Ricardo de la Fuente, quien indicó a 25siete que hay dos personas sospechosas de haber cometido homicidio, quienes un par de meses antes del hecho se contactaron con él y que nunca fueron investigados.

Según la sentencia que absolvió a De la Fuente, no hay rastros de ADN del encausado en el lugar del hecho, no se encontró sangre de la víctima en su ropa y objetos, y no hay un solo testigo que lo vincule con el lugar ni con el día del hecho.

¿Por qué lo procesaron? Porque el primer informe del forense de Maldonado, a cargo de un profesional ya fallecido, vinculó "milimétricamente" las puntas del anillo que usaba De la Fuente con algunas heridas que presentaba el cadáver de la víctima. Ese primer informe forense también halló un golpe en la mujer muerta, que se relacionó con las artes marciales que Ricardo de la Fuente había practicado.

El juez Gandini indicó en su sentencia: "que el indagado tenga conocimientos de artes marciales no lo hace autor porque, no hay ningún medio probatorio que lo vincule al hecho".

El anillo no fue

Luego de años de iniciado el proceso judicial, en 2017, la defensa del imputado aportó el informe de un perito especialista en Medicina Legal que cuestinó las conclusiones del forense, tras lo cual se dispuso la formación de una Junta Médica para que revisara el caso. Los tres forenses designados coincidieron en cuestionar las conclusiones que llevaron a De La Fuente a la cárcel. Se concluyó que la elasticidad de la piel y la movilidad de las puntas de los piercins en un anillo de cuero, no permite afirmar que algo sea milimétrico, ni sostener que solo el anillo de De La Fuente pudo producir esas marcas en la piel.

De la Fuente dijo a 25siete que "el anillo nunca fue analizado". Y por más que esa pericia fuera o no útil para arrojar luz sobre el asunto, le sorprende que se haya obviado ese paso.

El hombre tenía 32 años de edad cuando fue recluido en la cárcel Las Rosas, Maldonado. "La primera noche fue complicada", relató. Recordó esa noche con calma, pero no olvida que apenas llegado a la cárcel lo instalaron en la celda de castigo con otros dos reclusos y que se sumaron otros de la celda contigua. La complicación aumentó cuando le exigieron dinero para no tener problemas dentro de la cárcel, pero De la Fuente señaló que, finalmente, logró no pagarle nada a nadie.

Los sospechosos

Cuando fue procesao, De la Fuente trabajaba en el área de máquinas del casino Conrad, de donde fue despedido, y en un sexshop de su propiedad, el mismo en el que volvió a trabajar tras ser absuelto.

"En la cárcel empecé a acordarme de una visita extraña que tuve en mi local un par de meses antes del homicidio de Laura", indicó. Y recordó que le hicieron la prueba del suero de la verdad y que durante esa pericia relató esa visita. Vincula la presencia de dos hombres a su local con el homicidio de la adolescente.

De la Fuente dice que en general la gente que va a un sexshop no se presenta, y menos con nombre y apellido. Estos dos hombres -uno de edad más o menos avanzada y otro más joven-, llegaron una noche a su comercio. Recuerda que él estaba en la puerta y que le extendieron su mano mientras se presentaban. De la Fuente dice que eso le pareció muy raro pero que ingresaron al local y en una charla, que califica de extraña, le preguntaron sobre el anillo que tenía en su mano, el mismo que finalmente lo llevó a Las Rosas. Los dos hombres se fueron sin comprarle ningún producto.

Si bien admite que las marcas que tenía la joven muerta se asimilan a puntas de piercins como las de su anillo, cree que alguien pudo hacer un anillo similar para responsabilizarlo a sabiendas de cómo era el suyo.

De la Fuente no sabe cuál fue el móvil del crimen de Laura Busquet, pero sí está seguro que le hicieron una cama.

Junto a su abogado, Santiago Alonso, estudia iniciar juicio al Estado por prisión indebida por sus siete años en la cárcel de Las Rosas y sus cuatro años de libertad condicional.

27siete le comentó al hombre que pasó 11 años preso sin pruebas en su contra sobre el Proyecto Inocencia que el Estudio Jurídico de la Facultad de Derecho y el Comisionado Parlamentario para el Sistema Carcelario iniciaron para estudiar, precisamente, los errores en el sistema penal que llevan a cumplir prisiones indebidas. De la Fuente pregunta: “¿es para que no ocurran más este tipo de cosas...?”

Agregó que hace pocos días, un extraño le gritó desde un auto: ¡vamo’ arriba! “Si alguien que no conozco me saluda así, significa, que empecé a vivir”, razonó.

  • Facebook Black Round
  • Tumblr Black Round