• 25siete

Cuatro médicos sancionados por actos de connotación sexual hacia pacientes mujeres

Actualizado: sep 19

En los últimos dos años cuatro médicos fueron sancionados por el Colegio Médico del Uruguay por actos inadecuados con connotación sexual hacia pacientes mujeres. En el mismo período, otra denuncia por acoso sexual contra un médico por parte de un paciente varón fue desestimada por falta de pruebas.


Un traumatólogo fue denunciado por una paciente quien aseguró que el médico le había dichos piropos en dos consultas y en una de ellas la había besado contra su voluntad. El Tribunal de Ética de Colegio Médico, en fallo dividido, entendió que no se había logrado probar los hechos. No obstante, la paciente apeló y el Tribunal de Alzada entendió que los piropos sí fueron probados, aunque no el acoso físico. Por ello, el médico L.P. fue sancionado con una “advertencia”.

El psiquiatra S.C. fue sancionado por entablar una relación afectiva con una de sus pacientes. La denuncia fue realizada por el esposo de la mujer y el terapeuta resultó sancionado con una suspensión para ejercer la profesión por el término de un año. El médico apeló, pero la sanción fue confirmada por un Tribunal de Alzada.

Idéntica sanción le cupo a otro psiquiatra, el Dr. W.C., a quien una institución asistencial denunció por mantener un trato inadecuado hacia dos pacientes vulnerables. El Tribunal de Ética del Colegio Médico entendió que en uno de los casos los hechos resultaron completamente probados a través de los mensajes enviados por el psiquiatra a su paciente desde su teléfono celular. El Dr. W.C. no apeló la sanción.

La más grave fue la sanción que le cupo al médico general Dr. S.W., quien fuera denunciado por una paciente por haber sido objeto tocamientos durante un llamado de urgencia a domicilio. Al respecto el Tribunal de Ética entendió que el sancionado utilizó “su condición de médico y en el contexto privado en que desarrolló su conducta, abusó de la paciente realizando actos ultrajantes y vejatorios. Se amparó en su posición de médico y en la asimetría de la relación clínica, acentuada en este caso por razones de género y la vulnerabilidad de la paciente, constituyendo todo ello un grave apartamiento de la ética profesional”. Le aplicó una sanción de seis años de suspensión para el ejercicio profesional, la mayor sanciòn hasta ahora aplicada. La máxima sanción que puede aplicar el Colegio Médico del Uruguay es la suspensión por diez años.


Otra denuncia por acoso sexual fue realizada por un paciente varón contra un médico general, a quien acusó de hacerle insinuaciones de índole sexual e intentar masturbarlo en el consultorio. La denuncia fue desestimada por no haberse probado los dichos del paciente.





Publicación original 10/08/2020

  • Facebook Black Round
  • Tumblr Black Round