• 25siete

En la Olla Popular Palermo: llegaron mirando el piso y empiezan a tener voz

Actualizado: sep 20

Por Georgina Mayo.


Una mujer desocupada que integra el grupo de vecinos que entrega 150 viandas por noche en el barrio Palermo habló con 25siete. Por donaciones: 098820811.

El cierre de tres refugios en el centro de Montevideo redunda en que más gente se acerque a las ollas populares que funcionan en esa zona de la capital. En tanto, el 4 de julio pasado, la actual administración del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) abrió el Centro de Acogida Veracierto para persona que viven en situación de calle con sus mascotas.


Sin embargo, este sitio tiene sus desventajas, relató a 25siete una de las responsables de la Olla Popular Palermo que funciona en Cebollatí y Lorenzo Carnelli. Andrea indica que muchas personas le trasladan que no pueden ir hasta Veracierto caminando todos los días para ver si ese día tienen cupo. Comenta que algunos de los usuarios de ollas populares no pueden siquiera llamar al Mides porque los operadores demoran más de 10 minutos en atender y, directamente, no tienen saldo en sus teléfonos para poder contactarse.


La Olla Popular Palermo distribuye unos 150 platos cada noche.

Andrea explica que comenzó a organizar esa olla popular junto a una vecina, en cuanto comenzaron a regir las medidas de emergencia sanitaria por la pandemia y que, en los hechos, paralizó la mayoría de las actividades.Cuenta que ella misma conducía un vehículo Uber y se quedó sin trabajo. Se dijo a sí misma que si ella la pasaría mal, cuánto y más quienes no tenían ninguna clase de respaldo económico.


Su colectivo, es decir, las personas que organizan y trabajan en la Olla Popular Palermo, está integrado por una veintena de personas. ¿Qué las une? La empatía y una pregunta permanente: cómo conseguir los insumos para cocinar, dice.


Comenta contenta sobre donaciones que le han llegado en distintas oportunidades y se sorprende cuando dice que “hasta cuscús hemos logrado y también miniaturas de pescado”, que han matizado con los guisos que cocinan para quienes se acercan.


Las redes sociales han servido para obtener lo que tanto aqueja: los insumos. En cuanto 25siete llega a la casa donde funciona la olla popular, quienes trabajan en su cocina recuerdan “por favor necesitamos un microondas y una olla más grande”.


Andrea relata que hay ollas populares que han realizado pronunciamientos, por ejemplo, en contra de la Ley de Urgente Consideración, pero que no es el caso de su colectivo. Indica que si bien no viven aislados, mezclar asuntos de política partidaria, es un tema que se debe discutir.


La Olla Ppular Palermo forma parte de las del sur de Montevideo y, a su vez, está integrada a la Coordinadora de Ollas Populares.


Unas 40 mil personas comen en las 287 ollas y 84 merenderos que se han organizado en Montevideo, según los datos de Solidaridad.uy, una plataforma creada por estudiantes, docentes y egresados de Facultad de Ingeniería que tiene como objetivo fomentar el trabajo colectivo y coordinado en el fortalecimiento de las redes solidarias.


Andrea cuenta que mucha gente que se acerca a comer en la Olla Popular Palermo no estaba precisamente en situación de calle, pero son personas que no tenían espalda al momento que se paralizaron las actividades como consecuencia de la pandemia. Por ejemplo, cuenta que se acercan a retirar su vianda, personas que vivían de vender tortas fritas. Terminó la actividad en la calle al dictarse las medidas sanitarias y también terminaron sus ingresos, sostiene.


Describe que hubo mucha gente que llegó mirando el suelo y al tiempo que se fue reuniendo con otras personas en similar condición, y que su colectivo les dio apoyo, empezó a tener voz.

Publicación original 19/08/2020

  • Facebook Black Round
  • Tumblr Black Round