• 25siete

Fue cremada Amalia González. Murió sin verdad y con poca justicia

Por Georgina Mayo

La madre del desaparecido Luis Eduardo González González buscó a su hijo en dictadura y luego de restaurada la democracia. En 1989 su caso fue comprendido en la ley de caducidad. En 2006, Juan María Bordaberry fue procesado por su homicidio especialmente agravado, junto a otras nueve causas.


Amalia González falleció este jueves sin conocer el destino de los restos de su hijo desaparecido desde diciembre de 1974.


Luis Eduardo González González nació en Young, tenía 22 años cuando lo secuestraron y era estudiante de la Facultad de Medicina. Lo detuvieron junto a su esposa Elena Zaffaroni quien estaba embarazada de cuatro meses. Amalia González buscó a su hijo en cuanto fue detenido. Averiguó que lo habían llevado al Regimiento VI de Caballería y fue engañada en reiteradas oportunidades, dos de ellas por el general ya fallecido Esteban Cristi y el militar Italo Castillos.


Ambos le respondieron por escrito que su hijo se había fugado cuando tres meses atrás ya había muerto bajo torturas de acuerdo a testimonios posteriores de otros expresos políticos.


Ante la Comisión Investigadora Parlamentaria instalada en 1985 sobre la situación de personas desaparecidas, Amalia González relató que el 15 de diciembre llegaron dos personas de particular a su casa a las 2 de la mañana, preguntando por “Chiqui”, el nombre familiar de su hijo. Pretendieron hacerse pasar por compañeros de la Facultad de Medicina. Le preguntaron por él y les contestó que no se encontraba en casa, que ya se había casado y que no vivía más allí. Le pidieron la nueva dirección y, como se las negó, la obligaron a salir a la calle, “donde había un gran operativo militar”, relató Amalia González a los parlamentarios. Agregó que la tuvieron dando vueltas, bajo amenazas de que, si no les daba la dirección, tenían métodos para hacerla hablar.


"Cuando se cansaron -siguió- me llevaron de vuelta a mi casa. Fueron conmigo los dos oficiales que habían estado primero y luego entraron otro oficial y dos soldados que se quedaron en casa. Aclaro que estaban uniformados".


Amalia González contó que uno de ellos, revolviendo sus cosas encontró la tarjeta de casamiento y así dio con la dirección. Volvieron a las 5 de la mañana y le dijeron: “cayeron los pájaros” en referencia a su hijo y a su nuera. Agregó que en la tarde de ese día fueron con su consuegra a visitar el apartamento de su hijo y había una ratonera. “Eran las 5 de la tarde y quedamos ahí hasta el otro día a las 8 de la mañana, en que nos permitieron salir”.


Amalia González identificó al oficial Gustavo Eduardo Criado Carmona como uno de los oficiales del Organismo Coordinador de Operaciones Antisubersivas, OCOA que intervino en el operativo montado en su casa.


El engaño de la fuga

Durante la dictadura, Amalia González le escribió al Comité Internacional Cruz Roja, a la Comisión de Respeto de los Derechos Individuales de Naciones Unidas, entre otros organismos internacionales. En Uruguay, el 1 de enero de 1975 Amalia González dirigió una carta al general Esteban Cristi, comandante de la Región Militar Nº 1. Solicitó “a quien corresponda información sobre Luis Eduardo González González, detenido el 13 de diciembre, encontrándose en este momento requerido, cosa que no puedo entender. Se encontraba en el 6º de Caballería”. Se le respondió en la misma hoja: no está detenido, se fugó del lugar de reclusión, pasando a ser requerido”. La nota no tuvo firma.


El 6 de marzo de 1975, más de tres meses después del homicidio de su hijo, sin saberlo, Amalia González nuevamente dirigió una carta a la Región Militar Nº 1. Tres días después le respondió el mayor Italo Castillos por orden de su superior que “lamento no poder brindarle la información que usted solicita, como así tampoco cumplir sus deseos de verlo por mi intermedio; el Señor Luis Eduardo González González, se fugó y presumimos se encuentre en el interior de la República Argentina”.


El cuerpo de Amalia González fue cremado este mediodía en el Cementerio del Norte.

Publicación original: 26/03/2021