• 25siete

Julio Luis Sanguinetti: la meritocracia es una virtud familiar y hereditaria

Por Violeta Pretil - Humor en serio

Julio Luis Sanguinetti fue impulsado por su padre Julio María para hacerse de un cargo en la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), lo que fue bloqueado por el entonces canciller Ernesto Talvi. Hoy es vicepresidente de UTE.

El jerarca habló con 25siete sobre su desembarco en el ente energético.

- ¿Quedaron rencores por los desacuerdos con Talvi?

- De mi parte no. El enano no tengo idea. Ya lo dije en Búsqueda: todo petiso tiene complejo y se la agarra con quienes alcanzamos una talla decente (espero que Luis no lo tome a mal, porque esto no es con él). Tanto no hay rencor, que en casa compramos un caniche chiquitito y mi vieja le quería poner Ernesto. Papá se cagó de la risa, pero dijo que no siguiéramos jodiendo, que todavía me iba a quedar sin UTE. Al final tranzamos en ponerle Greg Mortimer.

- Pero usted quería un cargo en la CARU.

- Ese era el lugar que me correspondía por antecedentes. De la UTE sabía que quedaba en la Palacio de Luz porque el viejo un día comentó, pero nada más. Ahora que nadie se queje si llega a la casa y tiene que volver a salir a comprar velas.

- Dice que no conoce nada de UTE pero se siente con méritos para ser el vicepresidente, ¿no hay una contradicción?

- No. Creo en la meritocracia. Por la meritocracia llegué adonde llegué. Pero la meritocracia no es una virtud personal, sino familiar y hereditaria. A papá no hay con qué pagarle esas dos presidencias descomunales que se mandó y parece justo que ahora pase la gorra para ayudar a quienes llevamos su sangre.

- ¿Cuáles son sus principales proyectos en UTE?

- Como en el fútbol, hay que ir partido a partido. Primero lo básico: cuántas secretarias puedo traer, dónde queda el baño, que me instalen las redes sociales, o sea, los mil detalles que aseguran una buena gestión. Recién después veremos si encaro algo.

- ¿Ninguna idea por ahora?

- Tengo una idea y es de puro cuño batllista: más libertad para los clientes de UTE. Energía eléctrica centrada en la persona, la libertad como camino a la luz.

- ¿Cómo se implementaría?

- Con libertad. Que cada uno prende la luz cuando se le cante. Que suba y baje la llavecita en el pleno uso y goce de su libre albedrío. Eso sí: libertad responsable. Si prende la luz, que se hago cargo y pague la factura. Estoy en línea con el equipo económico que arrancó con un tarifazo ejemplarizante. Mi obligación es administrar la electricidad de todos (“la 220”, como se dice en la jerga del directorio). Si la gastás, pagá. El plancherío confunde libertad con libertinaje.

Vamos a las preguntas ping-pong:

- ¿Una película nacional?

- 25 watts. Tiene algo de premonitorio.

- ¿Davirieux o Alfie?

- No seas mala, dámelos a los dos.

- ¿Lo mejor y lo peor de las administraciones del Frente Amplio?

- Con la primera, paso. Lo peor fue el manido cambio de la matriz energética. Llenaron de molinos el país. Un desastre

- ¿Lo mejor y lo peor de la UTE actual?

- Lo mejor: la Central Batlle. Lo peor: demasiado ingeniero opinando de todo.

Publicación original: 03/11/2020

  • Facebook Black Round
  • Tumblr Black Round