top of page
  • Foto del escritor25siete

La unión hace la fuerza

Por Baltasar Aguilar Fleitas

Mañana, 1 de mayo, se conmemorará el Día Internacional de los Trabajadores. Es una jornada en la que las organizaciones sindicales realizan reivindicaciones salariales y sobre condiciones de trabajo, además de consideraciones políticas generales que tienen que ver con la calidad de vida de la población y la conquista de sus derechos.


Es también un día de homenaje a los Mártires de Chicago, trabajadores que fueron ejecutados en Estados Unidos por participar en las protestas de lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas. Estas protestas tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886.


En homenaje a este día tan especial presentamos un cuadro singular y muy expresivo que se llama El cuarto estado del pintor italiano Giuseppe Pellizza da Volpedo (1868-1907).


El cuarto estado era la forma de designar al proletariado, una clase diferente de la nobleza, el clero y la burguesía. La pintura, de grandes dimensiones, muestra un grupo de trabajadores avanzando hacia nosotros con decisión pero con calma. El mensaje es claro: la unión hace la fuerza. Pero lo interesante de esta obra, donde se enfatiza el todo a partir de sus partes, es que la técnica utilizada acompaña a la consigna: si agrandan la figura verán que está hecha a base de puntos diminutos que la vista compone en una imagen única. Esta técnica se llama puntillismo y apareció en Francia, en 1884. Si se mira el cuadro muy de cerca, no es posible distinguir las formas, pero a medida que nos alejamos será más fácil diferenciar líneas y colores, y podremos ver el dibujo en su totalidad. La unión de los puntos hace la imagen. Obviamente, es una técnica muy laboriosa.


Parece que Pelliza tomó como modelos a sus vecinos de Volpedo y la escena transcurre en la plaza del pueblo.


Pero no todos los personajes son iguales en la composición de este cuadro. Se distinguen los tres del primer plano: un anciano, un joven y una mujer con un niño en brazos, que camina descalza. Hay que tener en cuenta que hacia fines de los años 1800 se había iniciado en Europa la llamada Segunda Revolución industrial. En ese contexto la aparición de la mujer es una novedad. La figura femenina era representada por lo general en tareas domésticas. En este cuadro, en cambio, allí está asumiendo su maternidad y la conciencia social. La modelo para esta mujer fue la esposa del pintor. Por su disposición y gesto parece que ayuda a conducir la marcha y, a la vez, reclama tranquilidad a la masa que le sigue.


En una segunda fila, se ve al grupo de obreros. El movimiento de los pies y la gestualidad de las manos nos indican que caminan dialogando entre ellos.


La obra fue rechazada hasta que la Comuna de Milán compró sus derechos y la colgó en el Castello Sforza. El régimen de Mussolini la retiró y permaneció enrollada hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando pudo ser recuperada y exhibida nuevamente.

Este cuadro inspiró la portada de la película “Novecento”(1976) de Bernardo Bertolucci, que narra la explotación de campesinos y proletarios en la Italia de entonces, el complejo panorama político y social de Italia en el siglo XX y el advenimiento del fascismo.


Pelliza fue un pintor desafortunado. Cuando su vida artística se afianzaba, la repentina muerte de su esposa en 1907 sumió al artista en una profunda depresión. El 14 de junio del mismo año, cuando aún no había cumplido cuarenta años de edad, se ahorcó en su estudio en Volpedo.

___________________________

El cuarto estado (Il Quarto Stato)

Giuseppe Pellizza da Volpedo

Óleo 

293 x 545 cm

Museo del Novecento, Milán, Italia

Publicada: 30/04/2024

Comments


bottom of page