• 25siete

«Las mujeres de la casa de las lilas», de Martha Hall Kelly

Actualizado: abr 10

Por Inés Nogueiras

«Las mujeres de la casa de las lilas» narra en tono de ficción un episodio terriblemente real: el del sufrimiento y la valentía de un grupo de presas políticas de Ravensbrück, único campo de concentración nazi construido exclusivamente para mujeres. Este grupo de prisioneras polacas recibió el nombre de “conejas” porque fueron carne de terribles experimentos quirúrgicos liderados por Herta Oberheuser, la única mujer juzgada y condenada a prisión en los juicios de Núremberg.


La periodista y escritora Martha Hall Kelly nos acerca esta dura historia a través de la narración de tres mujeres. Dos de ellas son personajes reales: la estadounidense Caroline Ferriday —que contribuyó a que las Conejas viajaran a su país a recibir atención médica y luchó porque recibieran indemnizaciones— y la doctora Oberheuser, quien por sus crímenes pasó en la cárcel menos de la mitad de su pena y consiguió vivir varios años en Alemania ejerciendo la medicina familiar. La tercera narradora es la “coneja” Kasia, un personaje de ficción construido por la autora como una síntesis de las experiencias de muchas de estas víctimas.


La novela tiene por detrás un gran trabajo de documentación, pero se lee como un thriller debido al ágil ritmo de sus breves capítulos que van entrelazando las voces de estas tres narradoras. El libro no se agota solo en la descripción de lo atroz, sino que bucea por las emociones y motivaciones de cada personaje, así como por lo que implicaba ser mujer en ese contexto.


Vale la pena leerlo no solo para mantener viva la memoria sobre los horrores del pasado, sino también para reivindicar el enorme coraje y resiliencia de estas mujeres. Mujeres que sobrevivieron al infierno porque se tenían las unas a las otras.

Publicación original: 30/03/2021