top of page
  • Foto del escritor25siete

#LosVagones - Primera condena a un represor por el delito de tortura en un juicio oral y público

Por Georgina Mayo

Las diferencias entre el centro clandestino Los Vagones, que funcionó durante la dictadura en Canelones y de hecho lo hizo en vagones de AFE, recluyó expresos políticos sólo pertenecientes al Partido Comunista y a la Unión de la Juventud Comunistas (UJC).


El juez que actuó en el caso, Néstor Iriarte, condenó este lunes al expolicía Alejandro Ferreira, por el delito de torturas a pedido del fiscal Ricardo Perciballe, especializado en delitos de lesa humanidad. Si bien el fiscal solicitó la condena del único imputado de tres indagados que originalmente tenía la causa, la sentencia de condena incluye diferencias en la tipificación del delito.


El juez Iriarte tipificó el delito de tortura y el fiscal solicitó, sin embargo, el delito de abuso de autoridad contra los detenidos por entender que el delito de tortura en la normativa interna no estaba consagrado cuando se produjeron los hechos investigados durante la dictadura. “Si el Tribunal de Apelaciones corrige al juez de primera instancia sobre el delito imputado mantendrá la condena pero podrá aplicar el delito que entienda pertinente. Podrá acoger la posición de la fiscalía o del juez”, explicó a Radio Fénix y a 25siete el fiscal Perciballe.


Acerca de la existencia del centro clandestino, Perciballe negó que ese centro fuera conocido. El fiscal indicó que “era desconocido para la mayoría de la gente e incluso para las personas que trabajan en el tema desde hace años”. Añadió que el centro de torturas “era conocido por la población canaria en general a diferencia de otros centros de reclusión como la casona de Punta Gorda y el Infierno Grande”. El fiscal relató que “se asemejan porque fue creado para la tortura específicamente pero no era una institución previa del estado. Los otros centros de reclusión -como los mencionados- tenían una clandestinidad mayor acá, sin embargo, la gente sabía que allí iban los presos políticos. Lo que sucedía adentro obviamente era clandestino”.


Una vez que se recuperó la democracia el lugar no fue reutilizado para ningún organismo del estado. De hecho tuvieron que trabajar arqueólogos para establecer la existencia del centro en sí.


Originalmente la causa incluía tres imputados aunque dos fallecieron desde que se inició la investigación en 2021. La condena del juez Iriarte fue de 9 años y cuatro meses para el expolicía Alejandro Ferreira. Perciballe dijo que “el juez reconoció la existencia del centro de Los Vagones, la existencia de la responsabilidad de Ferreira y condenó al imputado por un delito continuado de torturas que comprende los de abuso de autoridad, privación de libertad y lesiones graves solicitados por la fiscalía”.


Es un fallo importante -calificó el fiscal Perciballe- porque se apoya en el derecho internacional.

Publicado: 07/03/2023

Comments


bottom of page