• 25siete

MSP autorizará el uso de plasma de pacientes COVID-19 recuperados en etapas precoces

Actualizado: jul 12

Por Georgina Mayo

El plasma COVID-19 podrá utilizarse en etapas tempranas de la enfermedad. Desde abril del año pasado en Uruguay se viene acopiando este plasma, pero, a nivel mundial y hasta ahora, se recomendaba solo para pacientes internados con complicaciones. Ahora la ciencia demostró que se debe ir por el camino inverso.


Es inminente que la autoridad sanitaria recomiende su empleo ante los primeros síntomas de la enfermedad. Así lo concluyeron varios estudios científicos que revierten 180 grados la idea inicial que aconsejaba aplicarlo en los pacientes con complicaciones.

Según conoció 25siete en las próximas horas el Ministerio de Salud Pública difundirá la nueva normativa que habilitará el acopio de plasma hiperinmune proveniente de pacientes que estuvieron contagiados con el virus y que los médicos tratantes podrán recomendar su utilización ya desde los primeros síntomas.


El 13 de abril de 2020 el Ministerio de Salud Pública conformó una comisión especial encargada de acopiar y distribuir plasma hiperinmune a COVID-19. La ordenanza del MSP también proponía definir en qué momento de la enfermedad sería necesaria la aplicación de plasma con anticuerpos a COVID-19 y evaluar su efectividad.


Ahora, ante nuevos estudios y pruebas científicas internacionales que concluyeron que hay un descenso en el porcentaje de fallecimientos, mayor cuanto antes se utilice el plasma hiperinmune, el MSP emitirá una nueva ordenanza para que se acopie plasma que, eventualmente, pueda ser utilizado en las etapas tempranas del desarrollo de síntomas.


El problema de la cepa brasileña

La cepa brasileña aún no está en la mayoría de la población uruguaya y por tanto menos aún existe plasma colectado con esta variante. Sin embargo, según varios especialistas en infectología consultados por 25siete, en un margen de 14 a 20 semanas la cepa P1 reemplazaría en Uruguay a la cepa original de la pandemia.


A su vez, la cepa P1 no se neutralizaría con el plasma hasta ahora existente en Uruguay por lo que el acopio de plasma debe volver a empezar para cubrir la nueva variante.

En cuanto a las vacunas- como informó a comienzos de semana la Universidad de la República-, las vacunas Pfizzer y Sinovac son las que dan cobertura a la nueva cepa pero el asunto está en los menores de 18 años.


Hasta el momento no hay estudios registrados que habiliten el uso de vacunas en menores de edad. Por tanto, aproximadamente el 20% de la población uruguaya continuará siendo una especie de “depósito” de COVID-19.


La preocupación de los científicos también se centra en esa franja que, en el mundo, seguirá haciendo circular el virus. En este sentido Canadá es uno de los primeros países que comenzó a reclutar menores de 18 años para probar la efectividad de las vacunas.

Publicación original: 25/03/2021