• 25siete

Olympia

Edouart Manet (1832-1883)

Olympia, uno de los desnudos más famosos del arte universal, fue pintado por Manet en 1863 y se puede visitar en el Museo de Orsay.


El óleo de 130 x 190 centímetros escandalizó en su época y está inspirado en la Venus de Urbino pintada por Tiziano.


Para Michel Foucault, Manet es un artista rupturista, tanto en la pintura misma, como en el discurso social, cultural y político a que da lugar.


Olympia muestra una mujer desnuda reclinada, que apenas luce una gargantilla, una pulsera de oro, zapatillas Louis XV y una flor de seda en el pelo, símbolos de riqueza y sensualidad.


En la imagen hay un gato negro, y por detrás, una sirvienta negra que le trae un ramo de flores.


Para muchos, el hecho rupturista radica en que la mujer desnuda no es una diosa ni una ninfa mitológica, sino una meretriz parisina.


Por eso, esta pintura es el primer desnudo de una mujer moderna representada con realidad, bien diferenciada de los desnudos mitológicos anteriores.


Olympia, la más provocativa obra de Manet, causó un gran alboroto e indignación cuando se exhibió originalmente en el Salón de París en 1865. Tanto, que algunos visitantes la quisieron dañas con la punta de sus paraguas.

Publicación original: 09/02/2021