• 25siete

¿Operación o fuego amigo?

Actualizado: sep 23

La denuncia anónima contra Miguel Toma había sido archivada por la nacionalista Matilde Rodríguez y el colorado Daniel Borelli, durante la licencia del frenteamplista Daniel Gil.

En diciembre pasado la Junta de Transparencia y Ética Pública (JUTEP), recibió una denuncia contra el exsecretario de la Presidencia de la República Miguel Ángel Toma. La denuncia se centraba en el viaje de Toma a Roma y relataba que el jerarca había ido a pasear a a esa ciudad junto a una contadora adscripta a Presidencia.

La JUTEP estaba, entonces, integrada por tres miembros: el frenteamplista y exintegrante del movimiento OPR 33, Ricardo Gil Iribarne, el colorado Daniel Borrelli y la nacionalista Matilde Rodríguez Larreta.

En enero, estando de licencia de Gil Iribrane, Borrelli y Rodríguez Larreta archivaron la denuncia por falta de mérito, luego de analizar la rendición de gastos del exsecretario de Presidencia solicitada. Al retorno de su licencia, Gil Iribarne consignó su voto discorde.

Este lunes, Daniel Borrelli dijo en Telenoche que en ese momento le dijo a Gil Iribarne que, si él así lo quería, le otorgaba su voto para reabrir el expediente del caso y retomar la investigación. Gil Iribarne se negó, aseguró Borrelli.

Si bien la investigación administrativa y penal procurará develar qué gastos realizó Toma en sus viajes a Roma y Washingon -con motivo de los juicios del Plan Cóndor y el iniciado por la empresa minera Aratirí-, 25siete quiso conocer por qué a ocho meses del archivo del expediente en la JUTEP se difundió la discordia de Gil Iribarne.

Algunos explican el hecho por una operación político-mediática, que incluyó recursos medianamente sofisticados, como el uso de servidores extranjeros para perder el rastro de la denuncia o la foto en el Estadio Olímpico de Roma donde se ve a una de las dos acompañantes de Toma.


Pero fuentes allegadas a la investigación primaria, indicaron que las diferencias entre Toma y Gil Iribarne se remontan a 2018.

En ese momento, la JUTEP dijo que si bien no había ilícito en la contratación del consuegro del expresidente Tabaré Vázquez para tareas de seguridad, por razones de apariencia, era mejor que se lo removiera. Así lo hizo el expresidente Vázquez.

Igualmente, Presidencia de la República respondió en un comunicado a la JUTEP que no se entendía porqué sugería remover a una persona si no había ilícito en su contratación.

El hecho, según las fuentes consultadas por 25siete, causó un distanciamiento particular entre Toma y Gil Iribarne.

Consultado sobre este punto, el expresidente de la JUTEP dijo a 25siete que “cuando se trató la denuncia del consuegro de Vázquez, Presidencia, no sé si fue Toma, emitió un comunicado discrepando con la resolución de la JUTEP”. Ahora, agregó Gil, "si estaban tan en desacuerdo no se entiende porqué removieron al consuegro de Vázquez”.

Gil añadió que “no he tenido discrepancias personales con Toma”.

El exsecretario de Presidencia Miguel Ángel Toma ha manifestado en varios medios que no realizará declaraciones.

Publicación original: 22/09/2020

  • Facebook Black Round
  • Tumblr Black Round