• 25siete

Poder de compra a la deriva y tasa de desempleo baja por malas perspectivas del mercado de trabajo

Por Georgina Mayo

La tasa de desempleo es lo que más se mira para observar el mercado de trabajo.


Durante la pandemia muchas personas que perdieron el empleo, dijo a Radio Fenix y 25siete, la economista del Instituto Cuesta Duarte, Alejandra Pico, se retiraron del mercado de trabajo y no salieron a buscar un nuevo empleo. “Para ser desempleada la persona no sólo no tiene que tener trabajo y querer trabajar sino que deben querer estar en la búsqueda activa de un empleo”.


La economista añadió que hoy se ven niveles de desempleo muy bajos y relativamente bajos -si bien es una tasa mensual- indica un desempleo por debajo del 8% (el Instituto Nacional de Estadística midió en el mes de agosto 7,9%). Sin embargo, “no tenemos una tasa de empleo tan alta, es decir, no se han creado tantos puestos de trabajo, en particular, en lo que va de este año”.


La trayectoria del empleo tuvo una recuperación muy rápida en la segunda parte del año pasado con empleos no tan altos en salarios, “pero ese crecimiento del empleo que se concentró en el segundo semestre de 2021 no logró contrarrestar la caída del poder de compra”. Pico dijo que lo que se observa es que "en un determinante importante del consumo, como es el ingreso de los hogares, todavía no volvieron a los niveles pre pandemia, por debajo del año 2019, en promedio”.


Hay una tasa de desempleo que marca que la cantidad de gente activa, es decir las que personas que tienen empleo como las que están buscando, es más chica. “Y hay que puntualizar que las personas que no buscan trabajo se consideran desempleados también, quieren trabajar y está disponibles, pero las malas perspectivas del mercado de trabajo genera que las personas no salgan a buscar porque la búsqueda también tiene un costo y, al mismo tiempo, piensan que no lo conseguirán, entonces, eso hace que la tasa de desempleo esté baja pero no esté mostrando toda la problemática del mercado de trabajo”.


La real desigualidad

En el informe sobre la actividad económica del último trimestre de este año, el Instituto Cuesta Duarte indica que para el cierre del año se espera que la economía crezca entre 4,5% y 5%, una tasa elevada para nuestro país y se prevé que en los años siguientes, las tasas de crecimiento se ubicarían en porcentajes más cercanos a la media histórica nacional, del entorno del 2,5% o 3% anual.


Los investigadores señalan que una de las principales debilidades del proceso de recuperación económica es la desigualdad que lo caracteriza. También la distribución de los frutos del crecimiento ha sido sumamente desigual, con sectores que han acumulado importantes ganancias mientras que en promedio los asalariados todavía no volvieron a los niveles de poder de compra que tenían en 2019.


Esto lleva a que coexistan visiones muy diferentes en cuanto a la marcha de la economía: por un lado, la de quienes se han beneficiado claramente del proceso de recuperación; y por el otro, la de las grandes mayorías, que vieron disminuido su nivel de bienestar económico y se les hace cada vez más largo el retorno a los niveles anteriores. Para muchos, además, esto representó un cambio relevante en las condiciones de vida, lo que se expresa, entre otros, por la evolución de los indicadores de pobreza.

Publicada: 25/09/2022

Banner 2022__Banner copia
Banner 2022__Banner copia

press to zoom
AU
AU

press to zoom
Aviso
Aviso

press to zoom
Banner 2022__Banner copia
Banner 2022__Banner copia

press to zoom
1/3