• 25siete

Recibimos y publicamos

Actualizado: ene 19

Carta del lector Diego Bambaser

Unos mucho y otros nada

Y eso no es casualidad

Si el maíz crece desparejo

Alguna razón habrá

(Ignoro su autor, oído en los tablados montevideanos años ha)



El 14/01 se cumple un mes del fallecimiento de mi padre.


En la madrugada del martes 15, un sinfín de mensajes y llamadas perdidas me avisaban que mi padre, Santiago, se iba sin poder abrazarnos, incluso sin poder vernos, desgarrándome los sentimientos y la razón. Hasta ahí, una descripción demasiado precisa si se quiere, pero exacta, de lo que sucedía hace un mes. Ahora, ese día empezó para mi una aventura con la tristeza como compañía y la impotencia unos pasos atrás. Resumo: no pude viajar al velorio por protocolos que entiendo necesarios (en ese momento aún no existía el cierre de fronteras) pero que me llamaba la atención: esos mismos protocolos no impedían que viajen turistas. El consulado uruguayo en Argentina ha dejado de atender uruguayos y ha pasado a ser una especie de sucursal de alguna agencia de turismo, o incluso inmobiliaria, donde la prioridad es el argentino que desea viajar a Uruguay así sea por turismo o para residir. Los mails no los contestan y el teléfono es un adorno mas que jamás es atendido. Por ende, yo, y todos los uruguayos que vivimos en Argentina no tenemos respuesta a nuestras consultas.


En los últimos días sucedieron un par de cosas, de noticias, que llamaron la atención: 1) Ingreso de barcos “humanitarios” con autos último modelo y argentinos que no parecían tener ninguna necesidad humana para ir y 2) Susana Giménez entró al país el 6 de enero. ¿Y las fronteras cerradas? ¿Por qué algunos si y otros no?. ¿Dónde está la diferencia, en el dinero? Cuando se tiene dinero en el bolsillo, ¿el riesgo de contagio no existe? ¿Por qué los uruguayos trabajadores y por ende, pobres, no podemos viajar? ¿Por qué yo no pude todavía ir a abrazarme con mi hermana, con mis seres queridos y tengo que andar por la vida falto de abrazos y los extranjeros con plata pueden entrar al país a tomar sol? ¿Por qué nadie responde en el consulado uruguayo, dejando sin respuestas a muchos que como yo tienen la necesidad de viajar y no saben qué hacer?


No es novedad, por lo menos para un servidor, que este gobierno iba a gobernar para una clase que no es la mía ni la de la mayoría de los uruguayos, pero en este ejemplo se nota mas claramente: si tenés plata, poder entrar a Uruguay, sin importar tu nacionalidad sino tu cuenta corriente. Ahora, si no pertenecés a esa clase, no te van a atender ni siquiera. Ni se van a enterar de tus pobres problemas.


Para aquellos que tienen como respuesta: “hay pandemia, flaco, ¿no entendes?” primero le agradezco el adjetivo y segundo considero que aquella persona que por necesidad pueda viajar, bajo los estrictos protocolos es mucho mas “segura” que aquellas que residen en el paisito con forma de corazón. ¿Por qué? Porque si yo viajo, respetando el protocolo a rajatabla, ya entraría al país con la certeza de ser negativo, ventaja ante los residentes sin test que vagan por la siempre linda ciudad de Montevideo.


En definitiva, nada raro en este mundo, la clase alta gobernando para sus intereses, y el resto esperando que desborde la famosa y, por lo visto, muy alta, copa de la abundancia.


Ah, aprovecho que me leen para decirle al mundo que mi viejo era un buen tipo, y me quedó guardado en mis adentros un abrazo interminable con un “gracias, viejo”.

Publicación original: 19/01/2021


  • Facebook Black Round
  • Tumblr Black Round