• 25siete

Suprema Corte espera por documentos solicitados para decidir si desarchiva el caso Roslik

Actualizado: jun 7

Por Georgina Mayo

La Suprema Corte de Justicia espera documentos del juzgado de Fray Bentos para poder sentenciar sobre el homicidio del médico Vladimir Roslik, perpetrado en abril de 1984.


Esta es una de las 140 causas que aún se investigan y que incluyen homicidios, torturas y desapariciones durante la dictadura.


La causa del homicidio del médico Vladimir Roslik se encuentra en la Suprema Corte luego del recurso de casación presentado a mediados de 2020 por el fiscal Ricardo Perciballe.


En su escrito, el fiscal especializado en crímenes de la dictadura solicitó el desarchivo de la causa por tratarse de un crimen de lesa humanidad que, por tanto, no prescribió. En referencia al coronel retirado Sergio Caubarrere, el fiscal indicó que el caso debe desarchivarse porque existió cosa juzgada fraudulenta o aparente. El objetivo del fiscal es que se proceda a realizar una investigación efectiva y en un plazo razonable, para determinar las circunstancias y los responsables del hecho de nuestro pasado reciente.


Según conoció 25siete en marzo pasado la ministra Bernadette Minvielle solicitó agregados al juzgado de Fray Bentos que no habían llegado hasta ese mes, al tiempo que se paralizó la actividad por la emergencia sanitaria. Desde la Suprema Corte de Justicia se informó que cuando lleguen los documentos, el recurso de casación seguirá a estudio.


Wladimir Roslik Bichkov, al momento de su homicidio, se desempeñaba como médico de Medicina General en la colonia San Javier en Rio Negro. Se encontraba vinculado al Partido Comunista del Uruguay y al Frente Amplio, opositores a la dictadura. El 14 de abril de 1984, Roslik fue detenido por personal militar dependiente del Batallón de Infantería Nº 9, hacia donde fue trasladado por la fuerza. Fue sometido a diversas torturas que le provocaron la muerte el 16 de abril de 1984. Así se convirtió en el último assinado de la dictadura, mientras que Uruguay vivía un momento de euforia por la cercanía del retorno a la democracia.


El fiscal Perciballe consignó que el Tribunal de Apelaciones de 2º Turno en ningún momento destacó un hecho muy significativo y es que Caubarrere no fue condenado por un tribunal civil en cumplimiento de un debido proceso, sino que fue juzgado por la justicia militar, es decir, por sus pares, y corolario de ello, condenado a una pena irrisoria.

Publicación original: 19/05/2021