• 25siete

Así mataron a Iván Morales y a Nelson Berreta

Actualizado: sep 19

Los procesamientos con prisión de los homicidas indignaron al senador Guido Manini Ríos y al mnistro de Defensa Nacional Javier García. El senador criticó el procesamiento de Lawrie Rodríguez por el homicidio bajo tortura de Iván Morales por falta de "garantías" y dictarse en la feria judicial sanitaria. El ministro cuestionó el procesamiento de Leonardo Vidal por el homicidio de Nelson Berreta. Defendió la "obediencia debida" cuando "el Estado da una orden" y comprometió en sus dichos al Presidente Lacalle.

El senador Guido Manini Ríos criticó el procesamiento con prisión del coronel Lawrie Rodríguez como coautor del homicidio de Iván Morales. En su discurso del 14 de abril ante el Senado, el ex jefe del Ejército apuntó genéricamente a la falta de garantías y pruebas en las causas criminales que involucran a sus camaradas. En el caso de Rodríguez, destacó la edad de imputado, el tiempo transcurrio desde que se consumó el "supuesto crimen" y que la sentencia se dictara durante la emergencia sanitaria.

Dos meses después, el ministro de Defensa Javier García arremetió contra lel fallo judicial por el que se procesó con prisión al soldado Leonardo Vidal por el homicidio de Nelson Berreta. El ministro se pronunció a favor de la obediencia debida de una orden dada por "el Estado" y señaló su preocupación era compartida por el Presidente de la República Luis Lacalle.


Así mataron a Ivan Morales

Iván Morales Generalli murió el 21 de noviembre de 1974 en medio dos sesiones de tortura planificadas en el marco de los interrogatorios dirigidos por oficiales de la OCOA en el Batallón de Caballería Nº 6 . El pasado 26 de marzo la jueza penal de 23º turno Isaura Tórtora decretó el procesamiento con prisión de coronel retirado Lawrie Rodríguez como coautor del homicidio muy especialmente agravado de Morales. Según la versión del oficial de la época, “aproximadamente a las hora 19:00 los señores oficiales interrogadores mayor Manuel J. Cordero y capitán Gustavo A. Taramasco, pertenecientes al Órgano Coordinador de Operaciones Anti-Subversivas (OCOA), proceden a reiniciar el interrogatorio, constatando que el sedicioso de referencia se encontraba sin conocimiento y aparentemente muerto”.

El informe de la autopsia practicada en el Hospital Militar por el Dr. José Mautone menciona "erosiones y excoriaciones" en cara, tórax, espalda y miembros, así como lesiones en ambas muñecas que mostraban que la víctima estaba maniatada. Los pulmones presentaban “múltiples micro-hemorragias sub-serosas” y el corazón estaba dilatado. Inicialmente certificó que la muerte se debió a un “probable estado tóxico” de origen sucida. Pero estudios microscópicos y toxicológicos descartaron una intoxicación y mostraron una “embolización grasa difusa" asociada a lesiones internas causados por las golpizas.

Una Junta Médica de la Facultad de Medicina informó que "existe una coincidencia absoluta entre los hallazgos externos, internos e histopatológicos, que demuestran que se trató de una muerte violenta y heteroinferida, cuya causa final fue la embolia grasa pulmonar y cuya causa básica fueron los traumatismos múltiples padecidos por Iván Morales Generalli en el contexto del interrogatorio a que fue sometido."


Y así mataron a Nelson Berreta

El 11 de junio la jueza penal de 27° turno Silvia Urioste procesó al soldado retirado Leonardo Vidal por el homicidio de Nelson Berreta. La investigación judicial probó que quien fuera un preso común fugado con un grupo de tupamaros de la cárcel de Punta Carretas (hoy Punta Carretas Shopping Center), luego recapturado por las Fuerzas Conjuntas, intentó fugarse mediante una estratagema. El 15 de julio de 1972, Berreta se ofreció a colaborar con los militares y salir a "marcar" locales de la organización guerrillera. Llegado al punto señaldo, Berreta descendió del vehículo esposado y caminó hacia la supuesta casa, hasta que en determinado momento comenzó a correr gritando "déjenme ir, no quiero volver", ante lo cual el teniente 1º Sergio Velazco ordenó abrir fuego. El prisionero fue abatido por la espada por una ráfaga de una sub-ametralladora p.45 disparada por el soldado Vidal, dos de cuyos proyectiles impactaron en el blanco.

La autopsia también fue realizada por Mautone y mostró que el proyectil que mató a Berreta ingresó por la espalda y causó graves daños en ambos pulmones, la aorta, la yugular y la carótida.


Las dos juezas, los tribunales de apelaciones y la Suprema Corte de Justicia coinciden em que se trata de crímenes de lesa humanidad por lo que tienen carácter imprescriptible.

Publicación original 20/07/2020

  • Facebook Black Round
  • Tumblr Black Round