• 25siete

Ucrania: la otra cara (ocultada) de la guerra

Por Daniel Barrios

Las guerras no pueden (ni deben) justificarse y menos cuando es la población civil su principal víctima.


Lo que sí se puede (y se debe) es explicar las causas que conducen a la tragedia bélica. No solo por honestidad intelectual y política, sino por que sin que las partes en disputa y los terceros que estarían llamados a mediar, sean concientes de los motivos que la desencadenaron, es imposible encontrar una salida que no sea la militar


Desde que en la madrugada del fatídico 24 de febrero, tras meses de tensiones crecientes, en los que Rusia concentró tropas a lo largo de las fronteras de Ucrania,y luego que el presidente Vladimir Putin en un discurso televisivo dio luz verde a la "operacion militar especial” por tierra, aire y mar, la comunidad internacional fue "invadida" por una narración política-diplomática impuesta por Estados Unidos y sus aliados de la OTAN, sobre las causas de la guerra y su unico responsable .


A partir de entonces, -lo que amenaza ser el conflicto más grande en Europa desde la Segunda Guerra Mundial-, fue deliberadamente reducido a un maniqueísmo vulgar: agredido vs agresor, víctima o victimario, inocentes y culpables, buenos o malos, donde los primeros serían Ucrania y su presidente Zelenski, Estados Unidos y las democracias occidentales, y los segundos la Federación Rusa y Putin, y las "autocracias" aliadas (China per primi) que pretenden, según Washington, subvertir el orden internacional e imponer un modelo autoritario.


Desde que asumió, y bajo la consigna "Estados Unidos está de regreso” (en contraposición a la política aislacionista de Trump), Biden se ha propuesto liderar una gran politica, ideologica, militar y diplomática para que sus aliados, al mejor estilo de la guerra fría, adopten una línea más dura contra países como China y Rusia.


Para el inquilino de la Casa Blanca, su par del Kremlin, mucho antes del inicio de esta guerra, ya era un "asesino" y Xi Jinping nunca tuvo "un solo hueso democrático en su cuerpo"


William Perry, Secretario de Defensa durante la primera presidencia de Clinton, en una conferencia organizada por el diario británico The Guardian en 1996, enfatizó: “En los últimos años, la mayor parte de la culpa se puede señalar a las acciones que ha tomado Putin. Pero en los primeros años tengo que decir que Estados Unidos merece gran parte de la culpa. Nuestra primera acción que realmente nos puso en una mala dirección fue cuando la OTAN comenzó a expandirse, incorporando naciones de Europa del Este, algunas de ellas fronterizas con Rusia”.


Los líderes occidentales cuando acordaron, con la entonces Unión Soviética de Gorbachov, la reunificación de Alemania se comprometieron que la OTAN no avanzaría "un milímetro hacia el este". Entonces San Petersburgo estaba a casi 2.000 km de la alianza atlántica, hoy solo la separan unos 150 km; y si se aceptara la solicitud de Zelinski y Ucrania es admitida finalmente en la OTAN, las armas de Estados unidos y sus aliados estarían a menos de 450 km de Moscú.


“En ese momento, trabajábamos en estrecha colaboración con Rusia y se estaban empezando a acostumbrar a la idea de que la OTAN podía ser un amigo en lugar de un enemigo... pero se sentían muy incómodos por tener a la OTAN justo en su frontera e hicieron un enérgico llamado a que no sigamos adelante con eso” agregó el jefe del Pentágono premonitoriamente.


George Bush padre, Helmut Kohl, Margaret Thatcher y François Mitterrand también habían prometido a su homólogo sovietico que la OTAN jamás se ampliaría sobre las fronteras de los países que pertenecieron al Pacto de Varsovia. Otra promesa incumplida: desde aquel compromiso, la OTAN ha casi duplicado el número de sus países miembros y todos ellos son antiguos aliados de la ex Unión Soviética.


Esto no justifica de ninguna manera los miles de muertos, las ciudades enteras arrasadas, cientos de miles de familias ucranianas que huyen de la tragedia de la guerra, pero sí explica por qué China cree que una de sus causas ha sido la incapacidad a largo plazo de Estados Unidos de respetar la seguridad de Rusia. Para explicarse el peligro que entraña para Moscú la adhesión de Kiev a la OTAN, Biden debería recordar la reacción de su propio país en la llamada Crisis de los Misiles, cuando en octubre de 1962 la URSS -para defender a Cuba de otra inminente invasión de Estados Unidos -, instaló en la isla bases de misiles nucleares de alcance medio.


Precisamente. la seguridad de los paises , junto al respeto por la soberanía e integridad territorial de todos los estados han sido siempre los principios cardinales e innegociables de la politica exterior china y son hoy sus condiciones sine qua non para intermediar entre las partes en conflicto, siendo Beijing uno de los pocos gobiernos que mantienen una buena relación con Rusia también con Ucrania, a quien le suministra armamento y le compra casi el 80% de sus exportaciones de maíz.


"China ya actúa como mediador entre Ucrania y Rusia", aseguró este lunes el ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi, en su conferencia de prensa, durante la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular (el equivalente al Parlamento chino), a la vez que anunció que la Cruz Roja china enviará ayuda humanitaria a Ucrania “tan pronto como sea posible”.


Según el jefe de la diplomacia de la República Popular, Xi Jinping ha “proporcionado algunos consejos”, y citó la conversación entre Putin y Xi al día siguiente del comienzo de la invasión, en la que “el presidente chino expresó su deseo de ver que se celebraban conversaciones de paz".


Desde que estallara el conflicto, fueron muchas las especulaciones y acusaciones a la actitud asumida por el gobierno chino. Desde su "neutralidad sesgada” a favor de Rusia, a considerar la agresión a Ucrania un ensayo sobre lo que podría ser una invasión china a Taiwan, hasta ser complice de Putin, a quién Xi , según informara el New York Tmes, habría pedido que postergara la invasión hasta que finalizaran los Juegos Olímpicos de invierno de Beijing el 20 de febrero.


El dia después de las declaraciones de su ministro, durante una reunión virtual con el canciller alemán, Olaf Scholz, y el presidente francés, Emmanuel Macron, Xi exhortó a sus colegas a “evitar que la tensa situación se agrave o incluso quede fuera de control”. En lo que los observadores consideraron sus declaraciones públicas más categóricas hasta el momento, el presidente hizo saber a Berlin y Paris que “China deplora profundamente ver una nueva guerra en Europa”, al tiempo que alabó "los esfuerzos de mediación de Francia y Alemania en Ucrania" y que “verá con agrado un diálogo de iguales entre la Unión Europea, Rusia, Estados Unidos y la Alianza Atlántica”. También acusó a Estados Unidos y la OTAN de responsables de la situación actual por no haber respondido a las “preocupaciones legítimas de seguridad” de Putin.


Está precisamente la otra cara de la guerra de Ucrania , la que se ha intentado ocultar.


La crisis ucraniana no se entiende ni se explica si no se enmarca en la carrera estratégica por el liderazgo global y en la cual EEUU va dando signos de desfallecimiento, mientras China -vencedor indiscutido de las dos crisis planetarias más importante de los últimos 100 años, la financiera de 2008 y la sanitaria del Covid-19- se ha convertido, sin prisa pero sin pausa, en protagonista insoslayable en todos los frentes de la escena mundial. La guerra es un factor desestabilizador del nuevo orden internacional post derrumbe de la URSS y una hipoteca pesadísima para la paz mundial.


Un orden donde Estados Unidos ha perdido definitivamente su hegemonía y un clima de paz que que ha favorecido la cooperación internacional y una nueva forma de globalización de la cual la el gobierno y el Partido Comunista de China son sus principales promotores y exponentes.


La historia de China, ha sido esencialmente ajena a las guerras e invasiones. Más aún, su denominación como Pais del Centro es porque a su alrededor giraban estados que le rendían tributos a cambio de paz y estabilidad. Su politica esta muy arraigada al pensamiento de Sun Tzu, general y filosofo que vivió entre los siglos VI y V antes de Cristo. Y para el autor del Arte de la Guerra, uno de los tetados de estrategia militar más importante de todos los tiempos, “la victoria más importante es la que no precisa de ninguna batalla, y ésa es la distinción entre el hombre prudente y el ignorante”.


En cambio la historia de Estados Unidos es una historia de invasiones e intervenciones militares en todos los continentes y ha hecho suya la recomendación del prusiano Carl von Clausewitz: ”la guerra es la continuación de la política por otros medios”.

Publicada: 17/03/2022


Banner 2022__Banner copia
Banner 2022__Banner copia

press to zoom
AU
AU

press to zoom
Aviso
Aviso

press to zoom
Banner 2022__Banner copia
Banner 2022__Banner copia

press to zoom
1/3