• 25siete

#Vacunas - MSP aún no respondió a INDDHH por las denuncias de discriminación en el Hogar Sarandí

Por Georgina Mayo

El Ministerio de Salud Pública aún no respondió a la Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH) si acepta las recomendaciones dadas luego que la entidad concluyera que la secretaría de Estado no garantizó el derecho a la salud y que discriminó internos del El Sarandí-Hogar Valdense, en el marco de la vacunación contra el Covid-19. La denuncia había sido presentada por familiares y curadores del hogar.


El hogar es una institución que pertenece a la Iglesia Evangélica Valdense y que cuenta con habilitación de esa cartera. En el lugar se asiste a 42 personas con discapacidad severa intelectual o física que requieren internación permanente y diurna a otras 15 personas. Las personas discapacitadas tenían entre 18 y 87 años de edad.


La denuncia apuntó en que en ese hogar hubo discriminación a la hora de comenzar la vacunación contra el Covid-19. Se indicó que la primera dosis fue aplicada el 19 de abril, un mes después de lo previsto en principio. Ese día de abril -indicaba la denuncia- se registró en el hogar el primer caso de Covid-19 que derivó en cinco muertes de residentes y un contagio generalizado en el Hogar Sarandí.


También revelaron que en campañas anteriores de vacunación contra la gripe el hogar formaba parte de los establecimientos de larga estadía para personas mayores (Elepem), pero que el 19 de marzo, día que estaba prevista la vacunación, el hogar fue dado de baja de esa categoría y que la Dirección Departamental de Colonia informó que desconocían qué grupos serían vacunados.


Además, se informó a la INDDHH que el MSP informó que las vacunas Pfizer estarían dirigidas a mayores de 65 años y que el hogar atendía a menores de esa edad.


Luego de informar sobre los derechos de las personas discapacitadas establecidos en la Convención sobre el Derecho de las Personas con Discapacidad, la INDDHH indicó que “en este caso no se actuó según el criterio de atención al más alto de salud posible con respecto a personas de mayor vulnerabilidad internadas en el Hogar Sarandí”, donde hay personas que no son autoválidas donde además no es posible mantener, entre otras medidas, la distancia o burbujas.


La INDDHH destacó sin embargo que otra institución de similares características en Montevideo comenzó a recibir la vacunación en marzo como sucedió con el Cottolengo Don Orione, tanto para sus internos como para familiares.


En su informe, la Institución subrayó que “en el marco de una compleja y demandante situación sanitaria no existió un plan específico de las autoridades responsables para la vacunación de las personas discapacitadas internadas en centros de larga estadía”. Agregó en sus conclusiones que “esa falta de categorización de los centros generó dispares respuestas que se manifestaron en situaciones discriminatorias entre centros de distintos lugares del país”.


La Institución reconoció los esfuerzos pero en el caso denunciado el Estado no garantizó el derecho a la salud de las personas discapacitadas y no cumplió con el compromiso de no discriminar a estos internos.


En su informe, la INDHH recomienda que a través de la Comisión Asesora de Vacunación revise sus planes para garantizar el derecho de las personas con discapacidad, especialmente las internadas en establecimientos de este tipo y en especial en casos de emergencia sanitaria.


La Institución dio 10 días hábiles desde el 31 de agosto pasado para que el MSP resolviera si acepta o no las recomendaciones y en el caso de hacerlo que exprese qué acciones adoptará para cumplirlas. Sin embargo, según informó a 25siete la directora de la INDDHH, Mariana Mota, la secretaria de Estado aún no respondió aunque entendió que todavía están dentro del plazo.

Publicación original: 23/09/2021