• 25siete

Algunas películas, algunos comentarios

Por Martín Coitinho

Se nos termina el 2021, el año en el que volvimos al cine. De a poco, sí, pero fuimos volviendo. Aun así, vimos varios estrenos híbridos (en cines y en streaming) o con ventanas de exhibición en salas un poco demasiado cortas.


Para despedirnos, hablemos de algunas películas que pudimos ver de una manera u otra.


El Poder del Perro

Jane Campion, la directora de la muy recordada “La Lección de Piano” nos trae un western distinto, mucho más psicológico a lo que estamos acostumbrados.


Benedict Cumberbatch nos presenta una actuación increíble, con un personaje muy diferente a lo que le estamos acostumbrados a ver. Su Phil Burbank da miedo de verdad, incluso cuando parece no estar haciendo nada amenazante.


Mi mayor problema aquí es el final sobreexplicado (le sobra un plano o dos… vamos, ¡que el público no es tonto!), pero se trata de una película con actuaciones excelentes, una historia por momentos impredecible, y un clima de tensión que atrapa.


La Crónica Francesa

Wes Anderson sigue siendo Wes Anderson.


Si bien la película no llega a los niveles de excelencia de otras como “El Gran Hotel Budapest”, Anderson muestra un amor muy particular por esta crónica (que es en realidad un homenaje a The New Yorker), y ese amor por la palabra escrita se siente y se disfruta.


Algunos segmentos funcionan mejor que otros, pero todos tienen el sello distintivo del director.


No Mires Arriba

Es muy difícil hacer una película cínica. El cinismo es lo contrario a la empatía, y la empatía es usualmente necesaria en el cine. Para que nos importe lo que pasa, nos tienen que importar los personajes, y cuando se ve en la pantalla que al director mismo no le importan, todo se vuelve cuesta arriba.


Sí, la película está llena de observaciones “inteligentes y mordaces” sobre cómo los seres humanos nos comportamos como reverendos imbéciles gran parte del tiempo. Y puede que tenga razón en mucho de lo que plantea. Pero lo plantea demasiado, hasta el punto de saturación.


Las (realmente muy, muy buenas) actuaciones, no pueden evitar que al final, todo se vuelva insoportable, en su autopercepción de importancia, su ánimo de sermonear, su maniqueísmo y su actitud juzgona. Es como si la hubiese dirigido Iñárritu. Para mal.


Con tener razón no alcanza. El buen cine exige otra cosa. Puede y debe rendir más.


P.D.: Mejor vean “Doctor Insólito” de Kubrick, una obra maestra.


Spider-Man Sin Regreso a Casa

Por un momento temí que no fuera a funcionar, sepultada entre las mil referencias a otras entregas, y cargando el peso de un legado cinematográfico inserto a la fuerza en el Universo Marvel. Y sin embargo, esta es la mejor del superhéroe arácnido interpretado por Tom Holland.


Esta película tiene la virtud de no solo corregir el rumbo del Spider-Man actual, sino de hacer algo que parecía imposible y es corregir y mejorar cosas de entregas anteriores, con la entrada de los villanos de las películas de Tobey Maguire y Andrew Garfield.


La película entretiene e incluso conmueve. En un año de películas de superhéroes bastante flojas, es lejos la mejor, y una que pertenece a la parte alta del MCU.


Esto ha sido todo por el 2021. Ojalá en 2022 nos sigamos leyendo.

Publicación original: 28/12/2021