top of page
  • 25siete

Fea pero verosímil

Actualizado: 27 dic 2022

Por Baltasar Aguilar Fleitas

Entendamos lo siguiente: no es necesario que una obra de arte sea verosímil para que sea una gran obra de arte.


Verosímil en el sentido de que la representación guarde cierta correspondencia con la realidad que pretende representar, de forma que al espectador le resulte creíble lo que ve (en un lienzo, escultura, etc).


Si se exigiera verosimilitud en el arte no hubieran surgido corrientes artísticas como el surrealismo o la pintura abstracta, donde se sustituye la “realidad exterior” por las ideas, sentimientos y emociones del creador.


En literatura, El poema del Mío Cid está contado de tal forma que si bien los hechos allí referidos son en su mayoría falsos, el lector “se los cree”, encajan sin esfuerzo en un conjunto narrativo.


Con el nacimiento de Cristo, que es lo que se conmemora con la Navidad, pasa algo parecido. Es un acontecimiento que ha dado una enorme inspiración al arte. Pero hay obras sobre la Navidad inverosímiles, que pintan el nacimiento del niño Jesús en lugares y circunstancias irreales. Algunas son grandes obras de arte. Otras son imágenes para adorar, impresionan como ilustraciones un tanto fantásticas.


En cambio prefiero este cuadro de Rembrandt llamado La adoración de los pastores porque es coherente con las circunstancias en que se supone que el niño Jesús vino al mundo. En una tienda oscura y muy pobre, hay varios personajes que están en penumbras. Solo se ven más o menos bien algunos pastores, la Virgen, San José y el recién nacido que concentra ¿o irradia? la escasa luz que hay en el lugar, y poca cosa más…


¿Es una obra linda, hermosa? No. A primera vista es fea. Algunos pueden decir horrorosa. Pero así me gusta imaginar el nacimiento de Cristo en lugar de otras muchas obras donde el recién nacido y su madre están rodeados de toda clase de figuras y en un escenario más cargado. En suma, un cuadro feo pero verosímil para conmemorar la próxima navidad.


Rembrandt fue un pintor neerlandés que con Vermeer, -que vimos la semana pasada- fueron los grandes pintores holandeses del siglo XVII, el siglo de oro de ese país, hoy Países Bajos.


La obra es de 1646-47 y está en la National Gallery de Londres.

Publicada: 20/12/2022

Banner 2022__Banner copia
Banner 2022__Banner copia

press to zoom
AU
AU

press to zoom
Aviso
Aviso

press to zoom
Banner 2022__Banner copia
Banner 2022__Banner copia

press to zoom
1/3
bottom of page