top of page
  • Foto del escritor25siete

Homenaje al amigo

Por Baltasar Aguilar Fleitas

En la semana pasada se conmemoraron el Día Mundial del Perro y el Día del Amigo.


Se me ocurrió mezclar las celebraciones y realizar un homenaje -atrasado- a nuestro amigo, el perro.


Se estima que actualmente existen unos 300 millones de perros en todo el planeta. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 70% de ellos no tiene hogar. En este sentido, el Día Mundial del Perro se presenta como una oportunidad para recordar a este precioso animal e incentivar la adopción y tenencia responsable.


Se ha criticado por parte de sectores vinculados a la ganadería la pasividad de las autoridades de turno frente a las pérdidas que les ocasionan los perros a sus majadas, pero lo que no se insiste demasiado es que hay un solo culpable de esa situación: las personas que frente a estos animales actúan con frialdad, negligencia, crueldad e ignorancia. El día, además, está destinado a recordar que mediante la adopción se desalienta la compra de perros y, por consiguiente, ayuda a combatir los malos tratos que muchas veces reciben estos animales en el mercado.


Cuidar a los animales forma parte de una militancia por el bien, por el bien de ellos, del hombre y del ambiente, por el bien de los seres vivos anden en dos o cuatro patas.


Es con la finalidad de homenajear al perro, gran amigo del hombre, que presentamos hoy este cuadro cuyo autor es el pintor norteamericano C. M. Coolidge (1872-1933). Se conoce como Perros jugando al póker y el título original es A friend in need. Es un óleo sobre lienzo que está en el Chrysler Museum en Norfolk, Virginia, Estados Unidos de Norte América.


Se ve a siete animales de distintas razas concentrados en jugar con estas cartas, en una habitación adornada con un cuadro que muestra una imagen marina y un reloj de pared que indica que ya es de madrugada.


Se ha dicho por parte de algunos expertos que no es conveniente “humanizar” a los animales domésticos. Mi opinión es que si usted los quiere y humanizarlos le hace bien y además mejora el trato respetuoso con ellos, humanícelos sin tener que plantearse ir a terapia. Esa moda ya pasará y vendrá otra que diga lo contrario. El que no tuvo problemas con la humanización de estos animales fue Coolidge: los sentó alrededor de una mesa, en poses y actitudes humanas, jugando a un juego humano y hasta haciendo alguna trampilla como ese perrito pícaro que le pasa un as por debajo de la mesa a su compañero…

Publicada: 25/07/2023



Comments


bottom of page