• 25siete

#Medicamentos - FA denunció recortes en compras, consumo y stock en hospitales públicos

Por Silvana Rodríguez

La bancada de legisladores del Frente Amplio solicitó en mayo pasado un pedido de acceso de información pública sobre las compras, consumo y stock de medicamentos en la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE). La oposición política ha subrayado en varias oportunidades que en los 2 últimos años el impacto en el recorte presupuestal en el rubro medicamentos alcanzó 37%.


En un informe divulgado en las últimas horas sobre las conclusiones a partir de las respuestas del pedido de informes realizado “se observa una reducción en 50% de las compras, es decir, 5 de cada 10 fármacos analizados fueron comprados en menor cantidad en promedio en los dos últimos años respecto del promedio 2018- 2019. A su vez, hay estabilidad de compras en 22% y aumento en 28%. En cuanto a subgrupos de fármacos, se verifican las siguientes disminuciones de las compras en unidades en el promedio 2020- 2021 respecto del promedio 2018-2019:


a. medicamentos para control de la presión arterial: 11%.

b. atorvastatina para colesterol: 8%.

c. medicamentos para tratamiento de diabetes: 2%.

d. prevención cardiovascular con ácido acetil-salicílico: 8%.

e. inhaladores para control y tratamientos de enfermedades respiratorias: 11%.

f. preventivo de dolor crónico y cefalea: amitriptilina (Sarotex): 16%.

g. tratamientos de múltiples patologías con prednisona: 17%.

h. fármacos antiepilépticos: 8%.


Los legisladores de la coalición de izquierda indicaron que se confirma el impacto en la atención sanitaria del recorte presupuestal, al tiempo que indicaron que “en el área de prevención cardiovascular el recorte es profundo y consistente, lo que empeora el cuidado sanitario en salud cardio vascular de usuarios de ASSE, que podría asociarse al aumento potencial de la mortalidad de tal causa en el período”. A su vez indicaron que “hubo recorte en áreas de extrema sensibilidad como control de enfermedades respiratorias, epilepsia, analgésicos comunes, dolor crónico, de alta frecuencia en la población”.


Asimismo, hubo estabilidad de compras de medicamentos para hipotiroidismo y de loratadina para tratamiento de alergia en el promedio 2020-2021, comparado con promedio 2018-2019. También se observaron algunos incrementos de las unidades compradas de medicamentos para atender salud mental y analgésicos, en el promedio 2020-2021 de 15% y 5% respectivamente, comparado con el promedio 2018- 2019. Si embargo, si se desglosa el análisis de los analgésicos, observamos un incremento del 32% de paracetamol, probablemente vinculados al tratamiento sintomático de COVID 19 y una reducción de los analgésicos con perfil antinflamatorio de 25% (Diclofenac, Ibuprofeno y Meloxican).


A diciembre de 2020 se vieron reducidos los stocks del 75% de los medicamentos analizados y mientras que en 2021 la caída fue de casi 60% de los fármacos informados. El informe que resume las conclusiones a partir del pedido de acceso a la información pública es que “la merma en el mantenimiento de stocks debilita un plan de contingencia por un eventual déficit en compras de cualquier tipo y causa, lo que resta posibilidades de abastecimientos de emergencia”.


Situación de contingencia que lamentablemente sucedió -continúa el informe al que accedió 25siete- con el incendio del laboratorio Fármaco Uruguayo en diciembre de 2021, que encontró a ASSE con un déficit de stock con respecto a años previos en casi dos tercios de los medicamentos básicos aquí analizados, por ejemplo: antihipertensivos, ácido acetil-salicílico, amitriptilina, atorvastatina, antiepilépticos, levotiroxina, analgésicos, prednisona, entre otros.


Una de las conclusiones a las que arriba el informe es que “además de la reducción de las compras de fármacos para control de la epilepsia en un 8%, también se redujo su consumo entre un 6% y 8% para los años 2020 y 2021 respectivamente en relación al año 2019 en los pacientes de ASSE. La deprivación de medicación en personas con epilepsia es el principal factor para que presenten convulsiones o estados de mal epilépticos con la gravedad que estos cuadros pueden acarrear”.


El descenso en las compras de 17% de prednisona, en promedio en los años 2020 y 2021 respecto del promedio 2018-2019, siendo un inmunomodulador y antinflamatorio, es de enorme preocupación por su necesidad para el tratamiento tanto de enfermedades autoinmunes, inflamatorias, respiratorias y de otra índole.


Asimismo, si analizamos las compras en pesos constantes, en la comparación del promedio de 2018-2019 respecto del promedio del 2020-2021, también se observan recortes importantes. Solamente en la compra del medicamento para tratar la gastritis y la protección gástrica se recortaron más de 12 millones de pesos.


Lo mismo ocurre en los medicamentos para tratar la hipertensión arterial donde se reducen sus compras a valores contantes en un 15%, que representa un recorte de 13 millones de pesos y en analgésicos no utilizados para el tratamiento sintomáticos de COVID 19 con un recorte cercano al 30% superando los 9 millones de pesos. También las compras de los fármacos para tratar enfermedades respiratorias fueron recortadas en más de 6 millones de pesos”.

Publicado: 08/11/2022

Banner 2022__Banner copia
Banner 2022__Banner copia

press to zoom
AU
AU

press to zoom
Aviso
Aviso

press to zoom
Banner 2022__Banner copia
Banner 2022__Banner copia

press to zoom
1/3