• 25siete

Nulidad de la Operación Océano: navegando entre dos bibliotecas

Actualizado: mar 8

Por Georgina Mayo

Interpol informó que los archivos del celular de la principal víctima que fueran borrados durante su descarga, no pueden recuperarse. Hasta el 15 de marzo las defensas tienen plazo para presentar el pedido de nulidad del caso.


La información de Interpol generó que las defensas de varios de los imputados de la Operación Océano anunciara un recurso de nulidad como adelantó 25siete luego de la audiencia realizada el 23 de febrero pasado, y que reunió a todas las partes, es decir, más de cincuenta personas.


En esa instancia, no sólo se informó que las defensas de imputados y víctimas no recibieron la descarga de un segundo celular de la principal víctima, sino que el efectivo de Interpol presente en la audiencia explicó que no hay tecnología capaz de recuperar archivos que hubieran sido borrados en el proceso de descarga.

Algunos de esos archivos borrados, según conoció 25siete, se utilizaron para formalizar las imputaciones por el delito de retribución a menores de edad a cambio de ejecutar actos sexuales.


Las bibliotecas de la nulidad

En 2020 dos Tribunales de Apelaciones distintos se pronunciaron de igual modo sobre dos recursos de nulidad en dos casos de pública notoriedad.


Sin embargo, 25siete consultó a distintos operadores judiciales que indicaron que existen dos visiones sobre la nulidad de un caso: que directamente se anule cuando la defensa no tiene acceso en su integralidad a la carpeta investigativa de la Fiscalía o que sólo se declare nulidad cuando la defensa pudo haber obtenido un resultado distinto, de haber conocido lo ocultado por la fiscalía.


Consultado el penalista Juan Fagúndez sobre estas dos bibliotecas, dijo a 25siete que “las dos visiones son correctas, porque ambas provocan indefensión”.


Uno de los recursos de nulidad se presentó en el caso de la cocaína incautada en junio de 2019 en el Puerto de Hamburgo, Alemania. El otro fue un recurso de nulidad presentado por la defensa de uno de los imputados de la Operación Océano.

En este caso se planteó la nulidad porque según la sentencia del Tribunal de Apelaciones de 1er Turno, al momento de la formalización por el delito de retribución a menores de edad, la Fiscalía alegó una reserva ante el juez del caso que no existía.

En este caso -como en la resolución del Tribunal de Apelaciones de 3er Turno-, se inclinaron por no hacer lugar a la nulidad porque la defensa “debe demostrar que sufrió una situación de indefensión, traducida en hechos perjudiciales concretos para el imputado”.


En el caso de Alemania, según consigna la sentencia del empresario Martín Mutio -formalizado en agosto de 2019 por asistencia al narcotráfico-, hubo omisión y no-información por parte de la Fiscalía.


La defensa se refirió a la información sobre el peso del contenedor en Alemania e indicó que si el contendor pesaba 4,5 toneladas más que a su ingreso a la Aduana en Montevideo, ello, aunque no fuera por sí solo, exoneraba de responsabilidad a su cliente.


El Tribunal de Apelaciones coincidió en que hubo omisión por parte de la Fiscalía -por no compartir esa evidencia con la defensa- pero resolvió en esa instancia que el correo no tenía la trascendencia y afectación de derechos como para generar la nulidad de la formalización.

Publicación original: 05/03/2021