• 25siete

Vacuna Pfizer-BioNTech contra COVID-19: las preguntas aún no respondidas

Actualizado: ago 26

Aunque el 3 de diciembre las agencias reguladoras del Reino Unido aprobaron la vacuna, los científicos mantienen muchas dudas.

La vacuna elaborada por los laboratorios Pfizer y BioNTech ha pasado las pruebas de seguridad y eficacia, pero aún tiene muchas preguntas por responder, según un artículo de la prestigiosa revista científica Nature publicado al día siguiente de su aprobación de “con sorprendente rapidez".


Nature se pregunta cómo funcionará esta vacuna a medida que se distribuyan a millones de personas, cuyo uso fue autorizado “solo siete meses después del inicio de los ensayos clínicos”. Tras la aprobación, los trabajadores de la salud, así como cuidadores y residentes en hogares ancianos podrían recibir sus primeras dosis ya en la próxima semana.


Las pruebas realizadas en más de 43.000 personas han demostrado, según lo fabricantes, que la vacuna es 95% efectiva para prevenir la enfermedad, cuando se mide una semana después de recibir la segunda dosis.


¿Previene la transmisión del SARS-CoV-2?

Al margen de la efectividad, no se ha probado que la vacuna prevenga la infección por completo ni que reduzca la propagación del virus en una población. Existe la posibilidad de que las personas vacunadas puedan contraer la infección y ser portadores asintomáticos del virus y, de ese modo, transmitir el virus a otras personas vulnerables.


Esto supondría que, tras ser vacunadas, algunas personas asintomáticas propagaran el virus en la comunidad.


¿Cuánto tiempo dura la inmunidad?

Afirma el artículo que no existe una forma rápida de determinar cuánto tiempo durará la inmunidad al virus SARS-CoV-2, y que esto recién podría saberse en los próximos meses o años.


Algunos informes han alertado sobre que algunas personas que han cursado la enfermedad COVID-19 y generado anticuerpos contra el virus, pueden sufrir una reinfección meses después. Por ello, señala el artículo, es importante que la autoridad sanitaria controle la inmunidad en las personas vacunadas y monitoreen cuándo cuándo comienzan a disminuir los anticuerpos. Advierten que la amplia variación en la respuesta inmunitaria de las personas torna compleja la respuesta a esa pregunta.


¿Funciona en embarazadas, ancianos y niños?

Los experimentos realizados hasta ahora han involucrado a decenas de miles de personas, pero las conclusiones sobre la eficacia se extraen solo en unas 170 personas que desarrollaron la enfermedad. Esto dificulta subdividir los datos para analizar la eficacia en diferentes grupos poblacionales, como las personas mayores, o las obesas, y que los resultados sean estadísticamente significativos.


Hay indicios de que la vacuna protege a los mayores de 65 años, pero aún no hay conclusiones definitivas. No hay datos sobre cómo resultará la vacuna a los niños y las mujeres embarazadas.


¿El virus puede mutar y evadir la inmunidad creada por la vacuna?

Algunos virus, como el de la influenza, pueden mutar y mover partes de sus genomas. El genoma del SARS-CoV-2 parece ser bastante estable hasta ahora.


Sin embargo, afirma Nature, se teme que “las campañas de vacunación masiva ejercerán una enorme presión sobre el SARS-CoV-2 para que se adapte y seleccionarán cualquier cepa del virus que pueda escapar de las defensas inmunitarias".


¿Cómo se monitoreará la seguridad de la vacuna a largo plazo?

La vacuna ha completado solo unos pocos meses del período de prueba clínica de dos años que deberá completar antes de que se apruebe su venta libre. Los funcionarios de salud, los médicos y demás personas seleccionadas para recibir inicialmente la vacuna, serán en quienes podrá detectarse las señales de peligro aún no conocidos.


La garantía de seguridad de la vacuna se basa en el seguimiento de cientos de participantes durante al menos dos meses después de su segunda dosis. En estas condiciones las complicaciones graves fueron muy raras. Pero una vez que se comience a inocular la vacuna, en la población seleccionada o masivamente, se seguirán con la vigilancia del reporte de efectos adversos graves y se tendrán resultados más confiables.

Publicación original: 08/12/2020